Danza del Vientre

Después del nacimiento del bebé, la mamá puede obtener beneficios de la danza del vientre. En los primeros meses, la danza ayuda a recuperar el contacto con un cuerpo que, en tan pocos meses, ha tenido tantas transformaciones y, por qué no, permite volver más rápidamente a su forma original.

Pero hay más: volver a hacer danza del vientre es una forma para cultivar un espacio de alegría y tranquilidad sólo para ti. Normalmente, después de tener hijos, solemos descuidar nuestro cuerpo y nuestras necesidades emocionales, pero cada mamá necesita energías para poder cuidar lo mejor posible de su hijo. Un aspecto aún más importante en una fase en la que es muy fácil venirse abajo es volver a encontrarse, incluso junto con otras mamás: esto nos hace sentir que, aunque sin duda ha habido unos cambios en nuestra vida, seguimos siendo nosotras mismas, enriquecidas por la experiencia de la maternidad.